Isabel II ha realizado su primera aparición pública este mismo martes diez días después de darle el último adiós a su marido el duque de Edimburgo. Al igual que ha venido haciendo durante la actual pandemia, la soberana británica permanece en el castillo de Windsor rodeada de una versión reducida de su personal habitual para minimizar el riesgo de contagio y sus compromisos oficiales se han desarrollado casi en su totalidad a través de videoconferencias.

Este ha sido el método que ha vuelto a elegir para retomar las tradicionales audiencias con miembros del cuerpo diplomático y reunirse con el embajador de Letonia y con el de Costa de Marfil. De esta forma, la monarca ha puesto punto final al período de duelo que se decretó tras la muerte de su esposo y que concluyó finalmente el pasado viernes, aunque durante ese tiempo algunos miembros de la familia real siguieron realizando apariciones o cumpliendo con ciertos compromisos que se consideraron apropiados dadas las circunstancias.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *