Es un pre aviso para que Abancay esté preparada para afrontar calaminades

Tempestad acompañada de fuerte lluvia del miércoles en la tarde 

El miércoles pasado a las 5 pm. aproximadamente, truenos fortísimos con tremendo estruendo y una inusual lluvia torrencial alarmaron a la población abanquina, un fenómeno pocas visto y vivido en nuestra ciudad, pues las alturas del Ampay estaba cubierta de lluvia y por las calles de la ciudad el agua de lluvia corría como si fueran ríos, asustando a los pobladores, pues se pensaba que podían avecinar huaycos como fue una vez lo de Ccocha-Pumaranra en Tamburco, y otro que cayó la noche de un Viernes Santo para el amanecer del Sábado, en que en la quebrada de Ullpohuaycco, se vino una avalancha llenando de piedras, lodo y agua a casi la mitad a la avenida Seoane llegando hasta el parque El Olivo, parque del Maestro y llenando de lodo y piedras la avenida Mariscal Gamarra. Por estos 2 grandes sucesos que asustaron a Abancay, el miércoles pasado se pensó que podrá replicarse esas desgracias que felizmente no se dieron, pero el susto fue tremendo para los que hemos vivido los huaycos anteriores. La tempestad del miércoles pasado debe servirnos de un pre aviso, que algo similar y mayor pudiera suceder en nuestra ciudad, Y hablando de lluvias ayer jueves en la tarde ya empezó a lloviznar fuerte, lo que significa que ya llegó la temporada de lluvias en la sierra sur del país en  donde Abancay y Apurímac todo están inmersos. Por estas razones se hace urgente que el Gobierno Regional, la Municipalidad Provincial de Abancay y Defensa Civil local y regional, realicen una inspección en las quebradas que cruzan nuestras ciudades, a fin de recomendar y apoyar a los pobladores que domicilian cerca ó junto a las quebradas, para está estén limpias y no obstruyan el paso del agua y del barro. Paralelamente, urge una campaña de sensibilización parte de las dos entidades mencionadas, para que inicien una campaña de sensibilización y difusión para que los pobladores abanquinos y apurimeños estemos alertas para afrontar este tipo de desgracias, porque si llegan lluvias intensas de temporada es muy seguro que nuestras carreteras van a quedar interrumpidas, aislándonos igual ó mayor que la pandemia del coronavirus.

Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *