Autoridades de la localidad de Wuhan, en China, han dispuesto la prohibición de la venta y consumo de animales salvajes en dicha zona del país como parte de la estrategia de convertirla en “un santuario de la vida silvestre”.

En esa línea, se ha prohibido también la caza de animales salvajes si “no tienen como objetivo investigaciones científicas, regulación de población” y otros ámbitos relacionados con la salud de sus ciudadanos.

Esta medida regirá durante cinco años y significa un paso más para el objetivo del gobierno chino de comprar los animales salvajes a los criaderos de todo el país.

Cabe mencionar que Wuhan es considerado el epicentro de la pandemia del coronavirus. El primer infectado con esta enfermedad fue detectado durante los últimos días del año pasado.

Las investigaciones apuntan a que el Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan fue el foco infeccioso de la ciudad en la que viven 11 millones de personas.

En dicho centro de abasto se comercializaban hasta 30 especies de animales salvajes, algunos aún con vida, para el consumo humano. Entre ellos se encontraban lobos vivos, escorpiones y civetas.

0 Reviews