Chuquibambilla es una bella ciudad que se ubica en los andes centrales del Perú. La ciudad es capital de la provincia de Grau, que se encuentra en el departamento de Apurímac sobre los 3,100 metros sobre el nivel del mar.  Esta fue creada como ciudad el 16 de enero de 1923.

Entre los atractivos turísticos de esta ciudad, predomina una impresionante riqueza natural, ya que goza de hermosos escenarios como cascadas y amplias áreas verdes que son aptas para realizar excursiones y para la práctica de ciertos deportes de aventura.

Entre los atractivos turísticos que podemos hallar en la capital de Grau, se encuentran  su bella plaza de armas, que aunque modesta, es el punto de referencia de los diferentes sitios de la ciudad. Alrededor de la plaza se encuentra su iglesia que a diferencia de las casitas aledañas presenta una arquitectura moderna, bastante alejada de los techos de tejas y las casas de adobe de antaño.

Otro atractivo que se encuentra en la ciudad es su famosa plaza de toros conocida como Plaza Pata y donde se celebra una fiesta importante para la provincia: el Yawar Fiesta, o fiesta de Sangre y que pasa por una serie de etapas hasta la gran corrida celebrada en la plaza.

En el casco urbano también se encuentra una capilla que hace poco fuera declarada Patrimonio Cultural de la Nación; se trata de la Capilla Virgen de la Inmaculada Concepción, cuya fiesta es celebrada con gran fervor cada 8 de diciembre.

En los alrededores de la ciudad también pueden apreciarse impresionantes nevados como el Yuringa además del Huaccota, en torno de los cuales surgen algunos mitos. La belleza natural circundante de Chuquibambilla no se limita a sus nevados, sino que se extiende a sus fértiles valles.

Otros atractivos naturales de la ciudad son sus cascadas, como Ayawuaicco,  que se ubica a tan solo 7 kilómetro del casco urbano. El nombre de aquella significa “Quebrada de los Muertos” y no es para menos ya que en torno a esta surgen mitos como el del Huankarquychi, un ser mítico, que aparece, sobre todo en época de carnaval. Este ser mítico, que parece ser un gato enorme, aparece danzando en la cascada y, quien lo ve, amanece muerto al día siguiente, sin encontrar explicaciones para su deceso.

Una cascada más de los alrededores de Chuquibambilla es Yanampalcca  que se precipita entre las rocas de una montaña desde gran altura.  Para llegar a esta solo hay que recorrer veinte kilómetros de la ciudad, tras los cuales se hallará con un maravilloso espectáculo natural. Al circuito de cascadas de Chuquibambilla le sigue Ccoronta que presenta un acceso más dificultoso que las anteriores, pero en torno a la cual también circulan varios mitos.

En los alrededores de la ciudad también es posible encontrar un lugar que recuerda en cada parte de sí la cosmovisión andina, sobre todo aquella que recuerda a los gentiles: aquellos que existieron antes de los incas y que según el mito habitan en los cerros en espera del próximo Pachacuti. Este lugar es Sajsaqqaca, en el cual, según cuentan, en cada eclipse de Luna, es posible oír las voces de los llamados gentiles, comunicándose entre ellos.

0 Reviews