Presidente filipino pide le muestren un selfie con Dios para creer que existe

julio 12th, 2018 | by RIT
Presidente filipino pide le muestren un selfie con Dios para creer que existe
Internacionales
0

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, causó polémica en su país al pedir en un acto público que uno de los fieles católicos le muestre un selfie con Dios para que puede probar que existe, incluso prometió renunciar al cargo si logran hacerlo.

“Si alguno de ustedes, los ruidosos, dijera que ha estado en el cielo que ha hablado con Dios, que lo vio personalmente, y que Él existe -y si verdad existe- yo renunciaré a la presidencia esta misma noche”, dijo Dutert

“Solo necesito un testigo que diga: Esos tontos de la Iglesia me ordenaron ir al cielo y hablar con Dios. Dios realmente existe. Tenemos una foto juntos y me traje un selfie con Él”, agregó.

Les tiende la mano

Tras tildar en un otro acto público a Dios de “estúpido” y burlarse de algunos dogmas cristianos, Duterte ha tendido la mano a la jerarquía de la Iglesia católica del país, molesta por las ofensas a una religión que profesa el 86 por ciento de los filipinos.

Duterte mantuvo a el lunes una reunión privada de unos treinta minutos con el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Filipinas, Romulo Valles, y se comprometió a “una moratoria en sus declaraciones sobre la Iglesia”, confirmó el portavoz presidencial, Harry Roque.

Malacañang, sede de la Presidencia filipina, ha dejado claro, no obstante, que “el cese en el lenguaje hostil” debe venir de las dos partes y que Duterte no dudará en arremeter contra la Iglesia de nuevo si se siente amenazado por sus líderes.

Fue a finales de junio cuando el polémico presidente, de 73 años, enojó a cristianos de todo el país al cuestionar el concepto del pecado original y referirse a Dios como “estúpido” por haber creado perfectos a Eva y Adán y después tentarles con la fruta prohibida.

Acusaciones

Lejos de disculparse ante la oleada de críticas que desataron sus palabras, Duterte ha seguido atacando en las últimas semanas a la Iglesia católica, a la que tachó de “hipócrita” y cuya influencia en la sociedad filipina consideró “espeluznante”.

Sin aportar prueba alguna, el portavoz presidencial llegó a afirmar la semana pasada que algunos obispos y sacerdotes católicos estaban implicados en un complot con la guerrilla comunista para expulsar a Duterte del poder.

Antes de la reunión de Valles con Duterte, la Conferencia Episcopal emitió una carta pastoral en la que instaba a sus fieles a ser “pacificadores” en “tiempos de crisis” y los convocaba los días 17, 18 y 19 de julio a unas jornadas de “oración, ayuno y limosna por aquellos que blasfeman contra Dios”.

“Pasemos unos días de oración y penitencia invocando la justicia y la misericordia de Dios sobre aquellos que blasfeman su nombre, que calumnian y dan falso testimonio, y que cometen asesinato o justifican el asesinato como un medio para combatir la criminalidad en nuestro país”, dijo hoy el vicepresidente de la Conferencia, el obispo Pablo David, al leer la carta pastoral ante la prensa.

Críticas de la Iglesia

La Iglesia ha sido muy crítica con la guerra contra las drogas impulsada por Duterte, una campaña que ha costado la vida de miles de personas y que tildaron en febrero del año pasado de “reino del terror”, a lo que Duterte respondió tachando a los obispos de “hijos de puta”.

Fue ese episodio el que empañó la relación inicialmente buena entre el Gobierno y la jerarquía católica, especialmente con su presidente, Romulo Valles, que es arzobispo de Davao, ciudad de la que Duterte fue alcalde durante 22 años en distintos periodos.

“La Iglesia respeta la autoridad política, especialmente de los funcionarios elegidos democráticamente, siempre que no contradigan los principios espirituales y morales básicos que apreciamos”, matizaron los obispos en la carta pastoral de hoy.

Entre esos principios básicos se refirieron “al respeto por lo sagrado de la vida, la integridad de la creación y la dignidad inherente de la persona humana”.

“No somos líderes políticos y ciertamente no somos opositores políticos al Gobierno”, subrayaron en la misiva, reiterando su compromiso con la separación entre Iglesia y Estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × uno =